El Código Pirata

Los piratas de la Edad de Oro probablemente merecían su reputación como asesinos rebeldes, pero puede que te sorprenda saber que la mayoría de ellos vivieron y trabajaron siguiendo unas estrictas normas de honor y de conducta.

Es lógico pensar que los piratas no habrían logrado mucho si fueran incapaces de organizarse, tripular sus barcos y dividir el botín con justicia. Para lo cual, la mayoría de ellos habrían firmado un código pirata de clases – o el “Convenio Constitutivo”, como llegó a ser conocido. Este solía jurarse sobre una Biblia o algún otro objeto adecuado a la piratería. A menudo eran suficientes unos cráneos o unas espadas cruzadas.

Una vez más, volvemos al Capitán Charles Johnson, quien cita las siguientes normas establecidas por el capitán George Lowther de la nave ominosamente llamada ‘Revenge’. La puntuación y mayúsculas al azar son suyas:

1. El Capitán ha de tener dos Porciones completas, el Primer Oficial ha de tener una Porción y media, El Doctor, el Segundo Oficial, Artillero y Contramaestre, una Porción y un cuarto.
2. Aquel a quien se encuentre Culpable de tomar cualquier Arma ilícita a Bordo del Corsario, o cualquier Premio, tomado por nosotros, con el fin de promover motín o abusar de otro, en cualquier sentido, sufrirá el Castigo que el Capitán y la Mayoría de la Sociedad consideren conveniente.
3. Aquel a quien se encuentre Culpable de Cobardía, en el Momento de la Contratación, sufrirá el Castigo que el Capitán y la Mayoría consideren conveniente.
4. Si se encontrara a Bordo Oro, Joyas, Plata, etc. de cualquier Botín o Botines por valor de una Pieza de a Ocho, y el que lo encontrara no se lo entregara al Intendente, en el transcurso de 24 horas, sufrirá el Castigo que el Capitán y la Mayoría consideren conveniente.
5. El que sea encontrado Culpable de Juego, o Estafa a otro por el valor de un chelín, sufrirá el Castigo que el Capitán y la Mayoría de la Sociedad consideren conveniente.
6. Aquel que tenga la Desgracia de perder un Miembro, en el momento de la Contratación, tendrá la suma de ciento cincuenta Libras Esterlinas, y se mantendrá con la sociedad, mientras que él lo juzgue conveniente.
7. Se dará un buen Alojamiento cuando se solicite.
8. El primero que vea una Vela, tendrá la mejor Pistola o Arma Pequeña, al abordarla.

Otros capitanes piratas tenían sus propias reglas, aunque la mayoría accedió a los mismos principios básicos. Sin embargo, parece que ninguno tenía tales normas aplicadas al tratamiento de sus enemigos y cautivos. Respecto a esto, variaban ampliamente en realidad, algunos destacan por su comportamiento caballeroso y otros por ser arbitrariamente brutales.

Crucemos los dedos para que solo te encuentres con los piratas que practican el primero en Assassins Creed IV: Black Flag.

Traducción por Hugo Ochoa Martínez
Twitter

Volver

Dejar un Comentario


Youtube

La Redención

Posted on abr - 23 - 2013

0 Comment

Rodrigo Borgia

Posted on abr - 27 - 2015

0 Comment

01-09-2012

Posted on sep - 3 - 2012

0 Comment

Archivo0.11Pry_Sujetos

Posted on abr - 21 - 2012

0 Comment

Damas españolas

Posted on ene - 24 - 2014

0 Comment

Concept Art Assassins Creed...

Posted on ago - 17 - 2014

0 Comment

Archivo0.02Hst_Inicios

Posted on abr - 21 - 2012

0 Comment

Mentes ilustres de la...

Posted on feb - 6 - 2014

0 Comment

Madeleine de L’Isle

Posted on may - 4 - 2015

0 Comment

[Opinion] El regreso de...

Posted on jul - 12 - 2017

0 Comment

Novela, cómics, artbook y...

Posted on jul - 6 - 2017

0 Comment

Anime de Assassin’s Creed...

Posted on jul - 5 - 2017

1 Comment

Anunciado el NUEVO JUEGO...

Posted on jun - 27 - 2017

0 Comment

Nuevo libro de Assassin’s...

Posted on jun - 21 - 2017

0 Comment

Reseña Assassin’s Creed Sol...

Posted on jun - 20 - 2017

0 Comment

Evolución de los precios...

Posted on jun - 16 - 2017

2 Comments

Filtrados nombre y aspecto...

Posted on may - 31 - 2017

0 Comment

Compras Recomendadas

  • Assassins Creed Into The Animus
  • Assassins Creed Herejía
  • Assassins Creed Sol Poniente
  • Assassins Creed 06 - Leila